BH Lynx 5 LT Carbon 7.9


La BH Lynx se consolidó como una de las bicis de referencia para los amantes del Trail y el All Mountain, pero la evolución le ha llevado a convertirse también en un arma de Enduro. Con la Lynx 5 LT te costará separar la delgada línea roja que nos marca cada modalidad… y cuando la traspases lo harás con todas las garantías de éxito.


Desde hace algunos años la Lynx es la familia de referencia en dobles suspensión de BH. Marcadas por elsistema de suspensión Split Pivot, desarrollado en su día por el gurú de las suspensiones Dave Weagle, la Lynx 4.8 (con 120 mm de recorrido, es decir, 4.8” de recorrido) y la Lynx 6 (con 150 mm, es decir, 6 pulgadas) han estado abanderando esta familia.

Después de varios años de éxito, con sus consecuentes evoluciones y mejoras en estos modelos, ofreciendo versiones en 27,5” o 29”, tocaba dar un paso adelante y buscar una nueva fórmula que se adaptase mejor a los nuevos usos y estilos del Mountain Bike. En este punto nació la BH Lynx 5, que apostando por las ruedas de 29”, mantenía la esencia de la familia Lynx pero venía con un incremento de su recorrido de suspensiones hasta los 130 mm (5 pulgadas). Primero la versión en aluminio y recientemente con el cuadro de carbono.

No contentos con ello, en BH pusieron a prueba estos modelos en varios terrenos, no sólo en zonas Trail o All Mountain, sino que se atrevieron con el Enduro. Apostando firmemente por su esquema de suspensión trasero, las ruedas de 29” y manteniendo el recorrido detrás en 130 mm, la solución fue aumentar el recorrido de la horquilla hasta los 150 mm. El resultado es que el portugués José Borges (piloto que corre con BH en las EWS) logró la victoria en la Trans-Nomad 2017.




BH Lynx 5 y Lynx 5 LT: misma plataforma, dos bicis “diferentes”

Fruto de este desarrollo y éxitos en competición, nace la Lynx 5 LT, la hermana de “largo recorrido” de la Lynx 5. Mientras que la Lynx 5 “normal” está pensada para reinar en el segmento del Trail y el All Mountain, con 130 mm de recorrido de suspensiones en ambas ruedas, una polivalencia de uso brutal y un gran comportamiento del esquema de suspensión al pedalear en llano o subidas, la BH Lynx 5 LT cuenta con una horquilla, geometría y amortiguador trasero preparados para un uso más endurero.

La bicicleta que probamos en esta ocasión es la Lynx 5 LT, la versión con una horquilla “larga” y un amortiguador que nos ofrece (y resiste) mucho más de lo que sus 130 mm de recorrido en la rueda nos puedan parecer. Como coloquialmente se dice, empezando la casa por el tejado, estamos ante una bicicleta con la que practicar tranquilamente Enduro y que se beneficia de un cuadro de carbono y ruedas de 29”.




Teoría, características y geometría de la BH Lynx 5 LT Carbon 7.9

La nueva BH Lynx 5 LT Carbon parte de un cuadro de fibra de carbono fabricado con las mismas fibras de alto módulo que la marca utiliza en las Lynx Race (las Lynx destinadas a XC, más ligeras y con 100 mm de recorrido), aunque en el caso de la versión LT se añade un carbono de mayor resistencia a impactos en las últimas capas (Ballistic Carbon Layup) que, aunque hace que aumente ligeramente el peso final del conjunto, lo protege de posibles impactos fruto de un uso más agresivo.

El proceso de fabricación HCIM (Hollow Core Internal Molding), común en todos los modelos de gama alta de BH, permite utilizar el material justo y necesario en cada parte del cuadro según las tensiones que se generan, sin acumular material en exceso que hace que el peso se dispare. La bieleta también es de fibra de carbono fabricada en modo monocasco (de una sola pieza) para que sea ligera pero, a su vez, aumente la rigidez lateral del esquema de suspensión. Cabe señalar que la parte trasera, que habitualmente encontramos en aluminio en los modelos más radicales, en este caso también es de fibra de carbono, lo quepermite jugar con la capacidad de absorción del carbono mientras que se mantiene el peso a raya.


Entre la mayor cantidad de material en el cuadro, la horquilla y el amortiguador “más grandes” y los neumáticos más robustos la Lynx 5 LT Carbon 7.9 ha dejado nuestra báscula en 13,54 kg, un peso bastante contenido si tenemos en cuenta el uso al que la bicicleta va destinada. El dato oficial nos dice que el peso del cuadro de la Lynx 5 Carbon (versión normal) es de 2,1 kg en talla M.

Como te decía antes, el esquema de suspensión, verdadera seña de identidad de las Lynx, es el Split Pivot, un derivado del monopivote articulado con el amortiguador anclado al triángulo trasero por los dos extremos y un punto de giro concéntrico al eje de la rueda. Esto, junto al diseño de los tirantes de carbono, hace que estemos ante un sistema súper absorbente, con una gran capacidad de dibujar el terreno y en el que apenas interfiere la pedalada o la frenada.



El Split Pivot puede ser, a día de hoy, uno de los sistemas más efectivos y con mayor capacidad de absorción. Prueba de ello es que BH se ha atrevido a competir en carreras de Enduro con tan sólo 130 mm de recorrido en la rueda trasera. Pero es que, además, he hecho la prueba rodando con ella en llano y subidas por pistas forestales con buen firme con el amortiguador abierto y no se nota ninguna pérdida en la pedalada, tan sólo cuando nos ponemos de pie. BH utiliza para sus Lynx rodamientos Enduro Bearings en los puntos de giro de la suspensión debido a su buen funcionamiento y la resistencia y rigidez a torsiones que ofrecen.

Toda esta teoría se apoya en una geometría con un ángulo de la dirección de 65º, muy lanzado, en línea de lo que marcan las nuevas tendencias de las bicicletas de Enduro para favorecer la manejabilidad y estabilidad. Sin embargo, para favorecer la posición de pedaleo, el ángulo de sillín es de 74º, una medida que aunque no es tan Trail como la de su hermana “normal” (que cuenta con 66,5 y 75,5º respectivamente) sigue siendo bastante polivalente.

📷

Pese a que la Lynx 5 LT Carbon está pensada para albergar neumáticos con anchos generosos y robustos, la longitud de vainas se mantiene en 435 mm, lo que nos deja una trasera corta y manejable. Esto se traduce en que la Lynx 5 nos ofrece reacciones vivas, pero lo que es más importante, que es muy fácil de conducir en las zonas técnicas y reviradas, siendo muy fácil de mover manejando los pesos y las inercias de nuestro cuerpo.



Montaje de la BH Lynx 5 Carbon LT 7.9

Hay dos aspectos del montaje de la Lynx 5 Carbon LT que destacan por encima del resto. Por un lado estaría, como no puede ser de otra forma dadas las particularidades de la bicicleta, la horquilla FOX 36 Factory GRIP 2 con acabado Kashima y 150 mm de recorrido.


Por otro lado, y quizá sea el elemento más destacado, el amortiguador FOX DPX2 EVOL Factory Kashima(de medida 190x51 mm). Este amortiguador es el responsable, entre otras cosas gracias a su cámara de aire EVOL, de admitir un uso más agresivo que los 130 mm de recorrido de la rueda trasera. Este amortiguador fue la respuesta de FOX a la demanda de unas bicicletas Trail cada vez más agresivas pero que no necesitaban alcanzar las prestaciones tan radicales del FOX X2.

Además, este amortiguador es bastante completo en cuanto a su configuración y capacidad de ajuste: mantiene las tres posiciones de compresión (no remoto, eso sí) de bloqueo, medio y abierto -Open, Medium y Firm-. Además del SAG (se recomienda entre el 25 y el 30%) y la compresión, se puede ajustar la compresión en baja velocidad en 10 puntos (con una llave en la propia palanca de la compresión) y el ajuste de la velocidad de rebote en 13 “clicks”.


Otro de los detalles que marcan el manejo de la Lynx 5 LT es recurrir a un manillar de 760 mm. Es bastante probable que quien quiera hacer un uso exclusivamente endurero de la bicicleta opte por montar un manillar más ancho (de 780-800 mm). Sin embargo, el que trae de serie (firmado por la propia BH en aluminio) es bastante polivalente para aquellos que busquen tener una única bicicleta con la que pasar de rutas más tranquilas a otras de un carácter puramente endurero.

La potencia, el manillar las ruedas (todas de BH) e incluso el sillín (un Prologo Scratch X8) son una elección hecha pensada en el aspecto más polivalente y Trail (por tanto, menos endurero) de la Lynx 5, ya que son componentes compartidos por toda la familia. Los neumáticos, firmados por Michelin, son más anchos y agresivos en el caso de la LT (unos Wild Enduro frente a los Wild AM del resto de la gama).


La Lynx 5 LT Carbon 7.9 equipa una transmisión SRAM GX Eagle monoplato (con un plato de 34 dientes para facilitar los tramos de bajada) y unos imponentes frenos Shimano XT con discos de 180 mm, pinzas de doble pistón y tecnología de disipación de calor ICE Tech. Sin ser el tope de gama de la marca japonesa, son uno de los mejores frenos que encontraremos en el mercado. Por capacidad de frenada, mordiente y modulabilidad, así como capacidad de ajuste y adaptación.

Evidentemente una bicicleta tan polivalente y a la vez agresiva como la Lynx 5 LT equipa una tija telescópica, en este caso una Bike Yoke Revive de 125 mm (compartida en la mayor parte de los modelos) con accionamiento desde el manillar y cableado interno. Por último, me gustaría destacar que el cuadro cuenta con protectores incorporados en la vaina y tirante derechos para evitar los golpes de cadena y debajo del tubo horizontal donde, además, hay una tapa que permite el acceso al cableado interno para facilitar las tareas de mantenimiento.


Hay una cuestión que por ahora he pasado por alto, pero merece la pena señalar. La Lynx 5 Carbon LT equipa de serie ruedas de 29”. Sí, es una bicicleta perfectamente válida para Enduro que apuesta por las “ruedas grandes”. De hecho, la apuesta por el concepto “grandes” permite montar ruedas 27,5+ tanto delante como detrás.

En acción con la BH Lynx 5 Carbon LT 7.9

Y después de toda esta teoría, llega la hora de pasar a la acción con la Lynx 5 Carbon LT. Tratándose de una bicicleta pensada para el All Mountain, incluso para el Enduro, resulta extraño empezar hablando de su comportamiento en llano o en subidas, ya que en teoría es donde peor debería comportarse. Pero es justo hacerlo ya que precisamente destaca su buen comportamiento en este terreno.



Salvando el lastre que supone el mayor balón (y el perfil cuadrado) de los neumáticos, la Lynx 5 sube decentemente bien por pistas. Pedalear con ella hasta la cima para luego bajar por el sendero que buscamos no supone ningún suplicio, más bien al contrario. Se hace bastante llevadero, con una posición cómoda y permitiéndonos un buen ritmo de pedaleo. La medida de algunos componentes como la potencia y el manillar (con unas dimensiones propias de bicis de Trail o All Mountain más que de Enduro puro) ayudan a ello.

Todo ello, además, sin la necesidad de bloquear el amortiguador. Es cierto que, si la subida es muy larga y con buen firme, es aconsejable hacerlo, pero más bien por los momentos en los que nos pongamos de pie que por una necesidad real derivada de un exceso de pérdida de rendimiento por la interferencia del pedaleo en el esquema de suspensión.

Pero después de la subida llega el punto en el que mejor se mueve la Lynx 5, los senderos de bajada. Las zonas de piedra y raíces no suponen ningún problema por una enorme conjunción de factores: el ángulo de ataque de las ruedas de 29”, su generoso balón de 2.4 (que ahora juega a favor), los 150 mm de recorrido de la horquilla, la ligereza del conjunto, que nos permite manejarla a nuestro antojo…


Las ventajas de la Lynx 5 LT Carbon en este terreno son varias, comenzando porque tenemos en nuestras manos un conjunto muy manejable debido a sus dimensiones (no hay que olvidar que las vainas de 435 mm nos permiten un manejo directo y ágil de la rueda trasera) y peso. La Lynx 5 LT Carbon se mueve ligera cuando toca levantarla al enfrentarnos a obstáculo, o moverla de un lado a otro por zonas reviradas.

El comportamiento de la horquilla FOX 36 Factory GRIP 2 es intachable. Prácticamente se traga cualquier piedra o raíz que se nos ponga por delante. Y si la hemos ajustado bien a nuestro peso (y preferencias) el retorno es suave y controlado. Igualmente sucede con el amortiguador FOX DPX2 EVOL, cuyo rendimiento en impactos y saltos hace que nos olvidemos del recorrido efectivo de la rueda. Simplemente nos podemos dedicar a “volar” y que hagan su trabajo.

En ese sentido, la recepción de saltos y cortados es bastante suave, por altos o largos que sean. Nuevamente nos encontramos en una situación en la que la conjunción de factores juega a nuestro favor. No sólo la capacidad del Split Pivot de ir aumentando su resistencia de forma progresiva, también el buen trabajo del amortiguador para paliar con progresividad el menor número de milímetros de recorrido y el generoso tamaño y balón de los neumáticos.


El mayor problema que podemos encontrarnos con la Lynx es si bajamos, precisamente, por donde hemos subido, por una pista forestal de tierra. Aquí el neumático delantero, que en roca y terreno duro es nuestro aliado, juega en nuestra cuenta. El perfil cuadrado que dibujan sus tacos hace que tienda a resbalar un poco en la tierra suelta, lo que nos obligará a trazar algo más abiertos y controlando que no se nos vaya la rueda.

Es cierto que la unidad que probamos venía equipada de serie con cámaras, y esta bicicleta pide inmediatamente que tubelicemos las ruedas. En cuanto ponemos algo menos de presión en las ruedas, la adherencia aumenta exponencialmente. Además, en realidad es algo lógico que no funcione a la perfección en todos los terrenos, especialmente si queremos que sea resistente cuando las cosas se ponen complicadas en zonas de piedra y raíces.



Resumiendo

La BH Lynx 5 Carbon es una bici ideal para tener como bici única si nos gustan las rutas con bajadas técnicas, si nuestro recorrido habitual se sale de las pistas forestales y nos gusta ponerle un punto de picante a la ruta. Pero es que, además, si buscamos ir un paso más allá y nos planteamos afrontar alguna prueba de Enduro, o incluso alguna que otra incursión en un Bike Park, la opción Lynx 5 LT Carbon es nuestra mejor aliada. Sí, aunque sea una bici con ruedas de 29”.

Con ella podremos tener una bici absolutamente para todo. Podemos jugar con unos neumáticos más finos y rodadores (incluso invertir la potencia) para los días más tranquilos y optar por los Wild Enduro 2.4 cuando sepamos que nos vamos a complicar la vida. Incluso podemos optar por unas ruedas 27,5+. Y lo mismo con el manillar, montando uno más largo si vamos a competir en Enduro. Lo bueno es que la base (cuadro + amortiguador + horquilla) ya la tenemos. Y es una base ligera, manejable y perfectamente capaz.



Fuente: https://bit.ly/2qtQRDw


41 vistas
  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon